Rusia anuncia las mayores maniobras militares desde la época soviética

Internacionales

Rusia realizará en septiembre las mayores maniobras militares desde la Guerra Fría, concretamente desde 1981. Los ejercicios, especificó el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, tendrán lugar del 11 al 15 de septiembre en Siberia oriental y el Extremo Oriente ruso, con el despliegue de casi 300.000 soldados y la participación de unidades de los Ejércitos de China y Mongolia. Shoigú hizo el anuncio este martes en Abakán, capital de la república de Jakasia (Siberia). En el operativo participarán más de mil aviones y helicópteros y dos de las flotas rusas.

“En algunos aspectos repiten [el despliegue] de las maniobras Occidente-81: más de 1.000 aviones y helicópteros, casi 300.000 efectivos que actuarán en casi todos los polígonos de los distritos militares Central y Oriental, con participación de las flotas del Pacífico y del Norte y de todos los paracaidistas. Imagínense 36.000 vehículos militares —tanques, blindados de transporte y de infantería, tanquetas— en movimiento a la vez, todos ellos en condiciones muy cercanas a las de combate”, explicó entusiasmado Shoigú. Occidente-81 fue el nombre que recibieron las mayores maniobras realizadas por la Unión Soviética y sus aliados, celebradas ese año en Europa del Este.

Preguntado por si el coste de este despliegue masivo se justifica en una época en la que Rusia afronta crecientes demandas sociales —como la contestación a la impopular reforma de las pensiones—, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, calificó los próximos ejercicios, denominados Vostok-2018 (Oriente-2018), de “esenciales”. “La capacidad de defendernos en una coyuntura internacional que a menudo es agresiva y nada amistosa hacia nuestro país, hace que los ejercicios estén justificados”, dijo Peskov. Entre los temores del Kremlin se halla lo que considera un despliegue desproporcionado de la OTAN en su flanco occidental, de Polonia a los países bálticos, algo que Moscú cree injustificado.

El precedente más inmediato de estos ejercicios militares son los Occidente-2017, cuando se desplegaron 12.700 soldados en Rusia y Bielorrusia, según Moscú, aunque la OTAN rechazó esa cifra y apuntó que el volumen se aproximaba más bien a los 100.000 militares. La cifra de 12.700 tiene una explicación: el máximo que permite un acuerdo de la OSCE para que no haya necesidad de invitar a observadores internacionales a las maniobras es de 13.000 efectivos. Entonces, la Alianza siguió con atención su desarrollo a través de satélites artificiales y radares con el fin de hacerse una idea del potencial militar con que cuentan los Ejércitos de Rusia y Bielorrusia, uno de los más firmes aliados del Kremlin.

Fuente: (GV)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *