Aguas residuales por “Los Carmelitas” están insoportable

Comunidad

Ribas. – Meses, llevan esperando los residentes cercanos a la conocida iglesia “Los Carmelitas”, por la reparación de la red de aguas servidas del sector, la problemática se origina por la obstrucción y, por ende, constante desbordamientos, de dos cloacas una, en la calle ubicada a un costado de la iglesia y la otra, en el callejón Santa Isabel.

En el primer caso, se logra observar el brote de aguas putrefactas durante todo el día, al parecer, el personal de Hidrocentro tiene pleno conocimiento de la situación, por lo que los vecinos se mantienen en espera por el abordaje y solución del problema.

Cabe destacar, que el asunto también influye negativamente a los moradores y transeúntes de la calle, Colón y Juan Vicente Bolívar, las aguas corren a través de la carretera hasta depositarse en un canal cercano. “El olor ya no se soporta, vivimos todo el día entre aguas hediondas, como es posible que sean tan indiferentes ante esta situación que es tan grave y que afecta no solamente a los que vivimos aquí, sino también a las instituciones educativas cercanas”. Relataron los afectados.

Al mismo tiempo, sostuvieron que: “Cada vez que llueve es peor, es mayor el desbordamiento de agua, creemos que todo se debe a una obstrucción en la tubería matriz, pero causa molestia al ver que pasan los días y nadie resuelve nada”.

Por otra parte, afirmaron que en el callejón Santa Isabel, perteneciente a la comunidad 23 de Enero, abundan las situaciones adversas, ya que con relación al desbordamiento cloacal van para un año con la afectación: “En el callejón Santa Isabel es peor la cosa, eso está inhabitable, solamente con pasar por allí se puede apreciar el grado de contaminación que hay, el suelo se encuentra totalmente lleno de excremento” relataron.

Hicieron nuevamente el llamado al personal encargado de la alcaldía, a Hidrocentro, o a cualquier organismo que pueda dar solución para que se apersonen en el lugar y finalmente solvente la problemática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *