El 58 % de casos de cáncer de mama se diagnostican tardíamente

Última hora Vida sana

Seis de cada 10 mujeres en Latinoamérica llegan al diagnóstico de cáncer de mama en etapas avanzadas de la enfermedad lo que evita el tratamiento oportuno e incide en la disminución de la esperanza de vida de las pacientes, dijo a EFE la oncóloga Claudia Arce.

“El grave problema en la región es que seguimos teniendo un diagnóstico tardío y, aunque existen medicamentos que pueden contener la enfermedad, estos siguen siendo inaccesibles para gran parte de la población”, agregó la especialista.
La oncóloga médica adscrita al departamento de tumores mamarios del Instituto Nacional de Cancerología (Incan) de México explicó que mientras en Europa los tumores son detectados cuando apenas miden un centímetro, en Latinoamérica se detectan cuando ya miden un promedio de seis centímetros.

En México el problema se agudiza además con la falta de personal médico, actualmente solo existen 350 oncólogos en todo el país, mientras que la heterogeneidad del sistema de salud evita que se atienda de manera oportuna a las pacientes.

“Esto implica que, por cada mes de retraso en el inicio del tratamiento oportuno, se incremente un 1,8 % la probabilidad de presentar una etapa avanzada de la enfermedad”, explicó.
Arce detalló que, al menos en México, la tendencia de la presencia de la enfermedad se ha mantenido en los últimos años con unos 20.000 casos diagnosticados anualmente, de los cuales uno de cada cuatro termina en muerte.

Arce explicó que hoy se conoce mejor el cáncer de mama y sus diversos tipos, todos ellos con pronósticos diferentes y, por lo mismo, con distintas formas de tratamiento.

Actualmente, el tipo HER2 positivo, uno de los más comunes entre las mujeres latinas, puede tratarse con la combinación de dos anticuerpos para mejorar los resultados, sobre todo, en tumores avanzados.

“Ahora el cáncer de mama tiene apellido y por ello se puede tratar con quimioterapia y medicamento, previo o después de la cirugía, además de que se evitan toxicidades de la quimioterapia y resultan tratamientos más dirigidos y con mejores pronósticos de supervivencia”, señaló.
Dijo que, actualmente, con los nuevos fármacos, el 20 % de las pacientes suelen vivir más y tener una mejor calidad de vida, además de que cuando son diagnosticadas en etapas tempranas, en algunos casos, evitan la pérdida de la glándula mamaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *