Conozca estos remedios caseros para reducir las ojeras

Vida sana

Las ojeras, esas molestas manchas de debajo de los ojos, pueden deberse a diversos factores, desde los hereditarios, hasta problemas de circulación y hormonales, aunque son habitualmente asociadas con la falta de sueño y el mal descanso. Como sea, no siempre es sencillo disimularlas con productos cosméticos, por eso lo mejor es tratarlas valiéndote de algunas alternativas naturales que sí te darán buenos resultados. Si deseas hacerlo sin salir de casa, debes prestarle mucha atención a esta nota donde te damos algunos trucos para que sepas cómo eliminar las ojeras de forma natural.

Cómo eliminar las ojeras con pepino
La mascarilla de pepino es un clásico que realmente funciona, pues otorga frescura a la mirada y reduce las ojeras. Para beneficiarte de las propiedades antiinflamatorias y refrescantes de este vegetal pica un par de finas rodajas de pepino y aplícalas sobre tus ojos durante 25 o 30 minutos. Pasado este tiempo lava toda la zona de tus ojos con agua fría y abundante, notarás la diferencia.

Este remedio puedes hacerlo diariamente hasta que veas que las ojeras han disminuido suficientemente o bien, hacerlo una o dos veces a la semana como una forma de mantener tu piel fresca y, así, evitar la aparición de las indeseadas manchas bajo los ojos.

Infusiones frías
Otro clásico tratamiento eficaz son las infusiones frías hechas con plantas medicinales que contengan componentes antiinflamatorios y que activen la circulación. Algunas de las mejores hierbas para eliminar las ojeras son:

La manzanilla

El té verde

La menta

La hierbabuena

Prepara la infusión, déjala enfriar preferiblemente en la nevera por lo menos 1 hora y aplica en la zona de los ojos con un paño limpio o con un disco de algodón, al estilo de las rodajas de pepino, durante 25 minutos. Cuando acabes, lava tus ojos con agua abundante y fría, verás cómo sientes tus ojos más descansados y que, poco a poco, las ojeras disminuyen.

Cómo desaparecer las ojeras con fresas
Las fresas son un gran antiinflamatorio natural que obra milagros en la reducción de las ojeras que, además, nos aporta diversos minerales y antioxidantes perfectos para el cuidado de nuestra piel.

Para aprovechar las propiedades de este fruto rojo, prepara un puré con su pulpa, déjalo enfriar un poco y aplícalo en el área por media hora o más, luego lava con agua fría y abundante tu rostro y ¡listo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *