35° aniversario del Centro De Historia

Locales

Ofrecimiento del acto con motivo de celebrarse el 7 de octubre de 2018, el 35 Aniversario de la instalación del Centro de Historia de la Ciudad de La Victoria, a cargo del Cronista de la Ciudad Germán Fleitas Núñez.

El 7 de octubre de 1983 (hace hoy 35 años), en el Sagrado Recinto de esta Santa Iglesia Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, tuvo lugar la solemne instalación del Centro de Historia de la ciudad de La Victoria, acto presidido por la Academia Nacional de la Historia, las Autoridades Municipales y el Obispo de la Diócesis, con la presencia de los Miembros Fundadores y numeroso público.

Fue creado por el Ilustre Concejo Municipal del entonces Distrito Ricaurte en fecha 21 de septiembre, por solicitud del Cronista de la Ciudad formulada el 18 de septiembre anterior. El Acuerdo de Creación suscrito por el Presidente Municipal Daniel Pérez Sánchez y aprobado unánimemente por los concejales Carlos Andrade Villegas, Manuel Márquez Gracia, Manuel Ávila Infante, Armando Sánchez Blanco, Pedro Luciano Ramos, Francisco Dugarte, Ángel Martínez y Andrés Rodríguez, tiene cuatro artículos. Por el primero se crea el Centro; por el segundo se define que es una corporación cultural, apolítica, autónoma, sin fines de lucro, de carácter académico permanente, cuyos objetivos serán el rescate, conservación y divulgación de los valores históricos y culturales de la ciudad; por el tercero se establece que se regirá por los Estatutos que elabore al efecto; y por el cuarto se encarga de la ejecución del Decreto al Cronista de la Ciudad.

Mediante comunicación suscrita en la misma fecha se invitó a participar como miembros activos a los siguientes ciudadanos: Carlos Andrade Villegas, Nícola Di Teodoro, Carlos Julio Tavera-Marcano, Oldman Botello, Federico Brito Figueroa, Eddie López Jaspe, Simón Henrique López Ramos, Gisela Pastori de Núñez, Elías Buyón Rodríguez, Ángel Esteban Olivo Udis, Ivelisse Manzano de Parodi, León Gustavo Richard Flores, Elizabeth Ladera de Diez, Luis Francisco Arana Alcántara, Josefina de la Cruz de Balbo, Josefina Simoza de Reyes, Anselmo Cerró Udis, María Teresa Flores de Colmenares, Rebeca Moreno de Cuenca, Luis Belisario Espinal Vásquez, Germán Fleitas Núñez, Fernando Guevara Briceño, Morella González Núñez, Teresita Haouillo, Rafal Longoria, Jesús Alberto Martínez Molina, Víctor Ángel Rivero, Hernán Matute Brouzes, Berna Misle, Magally Hernández de Medina, Marcos Negruz, Antonio Rojas Mata, Néstor Rojas, Carmen Teodosia Rojas, Ovidio Rojas, Norma Cardier de Sigala, Cruz María Sigala Arévalo, Isabelita Silva Ríos, Antonio Silva Salcedo, Josefina Cano de Subero, y José Rafael Viana Herrera.

Se designó como Miembros Honorarios a Luis Pastori, Alejandro Alfonzo Larrain, Ángel Pérez Cisneros, Ángel Raúl Villasana, Leopoldo Silva Salcedo, Silvio Orta, Rafael Rodríguez Barco, Gustavo Subero Sosa, Heriberto Aponte Álvarez, Edgar Benarroch Cabrera, Belén María Álvarez de Briceño Ortega, Belén Briceño León, Rafael Ernesto Carías Bazó, Carlos Rafael Colmenares López, María de Feo Reverón, Angelina González Blank de Gee, Feliciano González Ascanio, Consuelo Capriles de Jaramillo, Simón López, Zoilita López, José Julián Navarro Montero y Pedro Remigio Oropeza.
En la Sesión de Instalación fue elegida la primera Junta Directiva, así: Director Germán Fleitas Núñez; Vicedirector Carlos Julio Tavera-Marcano; Vicedirector Eddie López Jaspe; Secretaria Ivelisse Manzano de Parodi; Tesorero: Antonio Silva Salcedo; Bibliotecario Archivero: Simón Henrique López Ramos; Vocales Gisela Pastori de Núñez, Luis Belisario Espinal Vásquez y Elías Buyón Rodríguez. La jura de todos los miembros fundadores fue tomada por Guillermo Morón, José Antonio De Armas Chitty y Marianela Ponce, representantes de la Academia Nacional de la Historia, ante invitados especiales entre quienes destacaron Luis Cubillán Fonseca Director Fundador del Centro de Historia de Valencia (hoy Academia de la Historia del Estado Carabobo) y el editor Inocencio Adames Aponte. Se designó una Comisión Editora del Boletín, integrada por el Director, Oldman Botello, Inocencio Adames y Simón Henrique López Ramos.
Escogimos el 7 de octubre como fecha de instalación, por ser el día de Nuestra Señora del Rosario, también llamada Nuestra Señora de La Victoria, epónima de la Ciudad y Patrona del Centro.

En el acto inaugural tomaron la palabra Su Señoría Ilustrísima Monseñor Feliciano González, Obispo de la Diócesis y Miembro Fundador del Centro, quien le impartió su bendición, José Antonio De Armas Chitty y Guillermo Morón en representación de la Academia, Luis Pastori y el Director quien clausuró.
Iniciamos actividades con la realización de un Curso sobre “Técnicas de Investigación Histórica”, a cargo del Centro de Investigaciones de la Universidad Santa María dirigido por Federico Brito Figueroa. Posteriormente en sesiones ordinarias cada uno de los miembros disertó sobre temas de interés, entre los cuales: “Sobre la Fundación de La Victoria” por Oldman Botello; “Trapiches e Ingenios de La Victoria” por el IUTELV; “El Petroglifo del Pinto” por Carlos Julio Tavera-Marcano; “Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de La Victoria” por Antonio Rojas Mata; “Conoce tu Ciudad” por Fanny Uzcátegui; “La Victoria en la Historia” por Fleitas, Tavera y Botello; “Los Presidentes de Venezuela” y “Crónica del 12 de Febrero” por Germán Fleitas Núñez; “Los Amos de la Tierra en La Victoria” por Carlos Julio Tavera-Marcano; “El Distrito Histórico” por Simón Henrique López; “La Batalla del 12 de Febrero” por Luis Belisario Espinal Vásquez; “Análisis Militar de la Batalla” por Jesús Alberto Martínez Molina y muchas otras conferencias, charlas y foros, realizados en escuelas, liceos y en su sede de la Casa de Mariño.

Cada año, el Centro realizó una Sesión Solemne el 11 de Febrero, con motivo de la creación de la Provincia de Aragua y en ella los Oradores disertaron sobre temas tales como: “Historia de San Mateo” por Víctor Ángel Rivero; “Historia de la Provincia de Aragua” y “La Poesía en Aragua” por Eddie López Jaspe; “Historia de la Fundación de El Consejo” por Germán Fleitas Núñez; “La Cocina Victoriana: Sopa Obispo, Bienmesabe y Polenta” por Berna Misle de Bravo; “El Baile de la Llora” por Gisela Pastori de Núñez; “Historia de la Medicina en La Victoria” por Elías Buyón Rodríguez. En la sesión del 11 de febrero d 1984, los Himnos de Venezuela y Aragua fueron interpretados por “Cantaragua” bajo la dirección de Eduardo Plaza Aurrecoechea, siendo esta la primera presentación pública de tan prestigiosa agrupación coral, coral madre que hoy se bifurca en varias corales.

El 7 de octubre de 1984, con motivo del primer aniversario se bautizó el Boletín del Centro editado por Inocencio “Chencho” Adames, contentivo de trabajos interesantes como: “La Victoria en Venezuela Colonial” de Federico Brito Figueroa; “Acerca de la fundación de La Victoria” de Germán Fleitas Núñez; “La Victoria, Iniciación y Formación Histórica. Clave de su progreso” de Carlos Julio Tavera-Marcano; “La Victoria: Infructuosas diligencias para su erección a la categoría de Villa 1790-1803” de Oldman Botello; “La Provincia de Aragua” de Eddie López J.; “El General en Jefe Santiago Mariño Libertador de Oriente” de Luis Belisario Espinal Vásquez; “Mariño Masón” de Luís Rafael Núñez Mattei; “La Llora” de Gisela Pastori de Núñez; “La crisis económica de 1929-33 en los Valles de Aragua” de Carmen Teodosia Rojas; “El Provinciano” Veinte años de historia contemporánea de La Victoria” de Simón Henrique López Ramos; “La cocina victoriana” de Berna Misle; y una sección documental en la que se destacan los relativos a la fundación de Zuata, las elevaciones a Villa y a Ciudad, la erección de la estatua de Ribas, la muerte de Rosa Pérez y la Historia del Himno del Estado Aragua.

El 7 de octubre de 1989 fue designado Director el Dr. Carlos Julio Tavera-Marcano, en sustitución del Director Fundador quien debió separarse del cargo para asumir como Primer Alcalde de la Ciudad.

Hoy, treinticinco años después, podemos mostrar el balance positivo y optimista de un centro que casi no tenía historiadores pero en el cual todos terminaron escribiendo historias. Fundamos un Centro de Historia sin historiadores, apenas había tres: Federico Brito Figueroa, Elizabeth Ladera de Diez y Carlos Julio Tavera-Marcano. Todas las instituciones tienen altos y bajos, desaparecen y reaparecen y todo depende de sus miembros. En nuestro centro algunos de sus integrantes siguieron estudios de Especialización, de Maestría y de Doctorado en Historia; la mayoría ha publicado libros y artículos relacionados con la historia de la ciudad; casi todos han sido maestros y profesores, conferencistas, charlistas, asesores de tesis de grado en los institutos educacionales de la ciudad y artículos de prensa; todos han hecho aportes valiosos al conocimiento de nuestro pasado histórico y Miembros Fundadores fueron elegidos Socios Correspondientes de la Academia Nacional de la Historia, Miembros de Número del Instituto Venezolano de Genealogía y de la Academia Venezolana de la Lengua Correspondiente de la Española. Uno de ellos fue galardonado con el Premio Nacional de Historia 2018.

Tenemos que llorar la ausencia de quienes nos dejaron durante estos treinta y cinco años: Ángel Raúl Villasana, Alejandro Alfonzo Larrain, Heriberto Aponte Álvarez, Luis Pastori, Luis Francisco Arana Alcántara, Federico Brito Figueroa, Feliciano González, Consuelo Capriles de Jaramillo, María Teresa Flores de Colmenares, Morella González Núñez, León Gustavo Richard, Ovidio Rojas, Antonio Silva Salcedo, José Rafael Viana Herrera, Belén María Álvarez de Briceño, Belencita Briceño León, Rafael Ernesto Carías Bazó, María de Feo Reverón, Angelina González Blank de Gee, Monseñor Feliciano González, Zoilita López, Pedro Remigio Oropeza, Silvio Orta, Monseñor Ángel Pérez Cisneros, Rafael Rodríguez Barco, Leopoldo Silva Salcedo, Gustavo Subero Sosa, Ángel Esteban Olivo Udis, Nícola Di Teodoro, Eddie López Jaspe, Elías Buyón Rodríguez, Cruz María Sigala Arévalo, Isabelita Silva Ríos, Josefina de la Cruz, Josefina Simoza de Reyes, Anselmo Cerró Udis, Rafael Longoria, Josefina Cano de Subero, Rebeca Moreno de Cuenca, Berna Misle, José Julián Navarro y Víctor Ángel Rivero. Estamos más poblados en el cielo que en la tierra.

Como toda institución, ha tenido períodos de mucha actividad y otros de poca; etapas de variada producción intelectual individual o colectiva y otras de menor intensidad; pero siempre ha estado en la mente y en el corazón de sus integrantes, todos atentos a su importante misión. En todas las etapas y facetas de la vida victoriana durante los últimos treinta y cinco años, ha estado presente alguno de sus miembros y todos, cada quien dentro de sus posibilidades, cumpliendo con el sagrado deber de rescatar, conservar y divulgar, los altos valores históricos y culturales de nuestra gloriosa ciudad. Ha tenido que soportar contrariedades como la falta de apoyo económico o su expulsión de su sede original y el desmantelamiento de su biblioteca, por parte de quienes creyeron que hacer eso era revolucionario. Que Dios los perdone. Sin embargo, bajo los auspicios o por iniciativa del Centro se publicaron obras y se patrocinaron eventos importantes. Se actualizaron loa símbolos municipales con la creación de la Bandera de La Victoria y el descubrimiento del Himno 52 años después de compuesto. El saldo es positivo aunque haya podido ser mayor como lo será en el futuro. Vienen tiempos difíciles que debemos afrontar unidos, buscando fortalezas dentro de este sagrado recinto, como lo hizo ayer José Félix Ribas. Como quiera que la fundación de nuestra ciudad debió hacerse con anterioridad a la erección de la iglesia, la cual tiene fecha cierta, proponemos declarar el próximo 18 de noviembre de 2018, el comienzo del BIENIO CUATRICENTENARIO que culminará el 18 de noviembre de 2020 cuando esta iglesia cumpla 400 años de erigida y que encabezados por muestro Párroco Francisco solicitemos la creación de las nuevas parroquias y de la Diócesis de La Victoria y que juntos solicitemos de Su Santidad, el Tocayo Francisco, que esta cuatricentenaria Iglesia, ya elevada al rango de Catedral el 29 de febrero de 1967 por nuestro amado Obispo Feliciano González Ascanio, reciba como regalo ser Sede Episcopal, elevada al altísimo rango de BASÍLICA MENOR.

Que Dios tenga en su Gloria a los Miembros Fundadores fallecidos y que La Virgen del Rosario, Nuestra Santa Patrona, bendiga al Centro de Historia de la Ciudad de La Victoria y a cada uno de sus miembros.

HE DICHO.

Germán Fleitas Nuñez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *