¿Cómo lograr que las emociones no afecten tu dieta?

Vida sana

Las emociones pueden ocasionar que aumentemos nuestro consumo de comida y causar esos kilos de más, ¿te suena familia? De acuerdo a Clínica Mayo, comer por factores emocionales puede sabotear tus esfuerzos para bajar de peso. Te decimos cómo lograr que las emociones no afecten tu dieta.

Esos antojos con alto contenido calórico como dulces y grasas, muchas veces está asociado a un nivel emocional más débil, estrés o aburrimiento y utilizamos la comida como consuelo, de forma consciente o inconsciente.

Por ello, esta es la forma de controlar tus emociones cuando estás a dieta y lograr bajar de peso.

Cuando empieces la dieta, independientemente que haya días que la cumplas a pie de la letra y otras que caigas en la tentación por algunos antojos, trata de evitar el sentimiento de culpa. Esto no quiere decir que “si ya rompiste la dieta” debes comer en exceso, sino que habrá días mejores.

Cuando acudas con tu nutriólogo y tengas lista tu dieta que vas a realizar, así como haces anotaciones de todo lo que necesitas comprar para seguirla. Es importante lleves un diario de todo lo que vas comiendo: escribe qué comes, cuanta porción, horarios y cómo te sientes (emoción o sentimiento) en el momento que comes y después. Esto te ayudará a identificar cuál es la emoción que predomina.

El siguiente paso, va muy de la mano con el anterior. Si después de dos semanas del diario de alimentos, has notado que hay una emoción que predomina. Debes realizar un cambio o actividad que ayude a contrarrestarla. Por ejemplo, si ya identificaste que es el estrés, el que se hace más presente y por eso comes, debes realizar actividades que ayuden a reducir estos efectos.

Apégate a los horarios, si ha transcurrido tan solo una hora de tu última comida y ya estás pensando en comerte una dona de chocolate, es una clara señal de que no estás comiendo porque tengas hambre, sino por alguna otra emoción. Trata de evitarlo y apegarte a tus horarios de comida.

Aleja los antojos, si sabes que tus antojos son por pan y dulces, trata de no tenerlos en casa. De esta forma podrás sustituirlo por alimentos con menos contenido calórico, por ejemplo fruta o palomitas de maíz naturales.

¿Cómo lograr que las emociones no afecten tu dieta?

¿Cómo lograr que las emociones no afecten tu dieta?

No dejes los antojos abruptamente, pues esto ocasionará que los tengas en la mente durante todo el día. Reduce su consumo poco a poco.

Si a pesar de estas recomendaciones notas que sigues comiendo por ansiedad, tristeza, estrés o por tratar de calmar o reprimir alguna emoción, es importante acudes con tu médico para ayudarte de forma profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *