Justicia para Alex Pineda pide su madre a dos años de su desaparición

Sucesos

Por: Redacción La Lupa
Ribas-
El jueves 17 de noviembre, del año 2016, fue la última vez que Sunian Pineda, mujer  trabajadora del municipio José Félix Ribas, vio con vida a su hijo de 17 años, Alexander de Jesús Guevara Pineda. Un muchacho, que según señaló esta dolida madre, “era un chico sano, trabajador y con muchas ganas de salir adelante”.
 
“Lo aconsejé y le eché la bendición”
Cuando justo ya se cumplieron dos años de la desaparición de su hijo, Sunian recordó que es día lo encontró en la parada de autobuses, del barrio Libertador donde vivía con una chica, “le eché la bendición, lo aconsejé, y después de montarse en el bus, jamás volví a verlo”. Relató que “solo alcanzó a decirme que iba a llevar unos papeles al centro para un trabajo formal, ya que sobrevivía vendiendo sacos de jojoto en varias partes de la ciudad”.
 
“Se lo llevaron a El Castaño”
“Detrás de él yo también salí a hacer mis cosas, y llegué al mediodía mi casa…”, recordó Sunian, “puse a cargar mi teléfono, y cosa que nunca hacía, salí a casa de mi hija en el barrio Manantial, dejando el celular cargando”. Contó que estuvo allí cerca de una hora, “Y me enteré por mi yerno que Alex se había ido a El Castaño, con tres tipos que supuestamente le iban a pagar unos jojotos”.
  
Nunca más apareció
Sunian está convencida de que su hijo está muerto, pero jamás su cuerpo fue hallado en ningún lado, y a pesar de que habló personalmente con los dos funcionarios que se lo llevaron, “ellos me lo negaron y nunca me dijeron que pasó con él”. Queda la interrogante de cómo habría fallecido este muchacho,  y sobre todo, queda la incógnita de donde fue llevado su cadáver”.
 
Identificados y prófugos
Con el paso del tiempo se supo con certeza que Alex fue llevado a El Castaño por los hermanos Edwin y Ender Marcano (uno de ellos conocido como El Grillo), que lo llevaron a una vivienda en esa zona con la excusa de pagarle unos jojotos que les había vendido. Testigos afirman que el muchacho estaba sentado en la acera, frente a esta casa, y tras tomar un vaso de agua, fue montado en un vehículo, que llegó al lugar conducido por un sujeto reconocido como “malandro”, y que por cierto, fue asesinado en ese mismo sector 15 días después de la desaparición de Alex, los otros dos están prófugos en Colombia.  
 
Una historia que sigue sin final
Transcurridos dos años nada más se supo de Alexander de Jesús, a pesar de haber sido buscado hasta debajo de las piedras por su madre y demás familiares, ellos aún se preguntan por qué esos funcionarios nunca reconocieron que se lo habían llevado, a pesar de haberse topado con esta familia durante la agónica búsqueda. Sunian asegura “que todos son culpables, tanto esos malandros, como esos policías que siguen en activos como si nada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *